Cómo tratar las crisis de ansiedad

Cómo tratar las crisis de ansiedad

Las crisis de ansiedad, ataques de ansiedad o ataques de pánico son situaciones puntuales en que la angustia llega a la máxima intensidad. La terapia psicológica ante un ataque de pánico es una opción poco realista, debido a su corta duración. Pero sí se puede intervenir en el trastorno por crisis de ansiedad, que hace que éstas sean más numerosas. Este artículo habla de cómo tratar las crisis de ansiedad.

Cómo tratar las crisis de ansiedad - Psicologia Flexible

Los síntomas de un ataque de pánico

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, en su quinta edición (DSM-5) describe la crisis de ansiedad como la aparición súbita de miedo intenso o malestar intenso, que llega al máximo en minutos, y en el que se producen al menos 4 de estos síntomas:

  1. Palpitaciones, golpeteo del corazón o aceleración de la frecuencia cardíaca
  2. Sudoración
  3. Temblores o sacudidas
  4. Sensación de asfixia o dificultad respiratoria
  5. Sensación de ahogo
  6. Dolor o molestias en el tórax
  7. Náuseas o malestar abdominal
  8. Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo
  9. Escalofríos o sensación de calor
  10. Parestesias (sensación de hormigueo)
  11. Sensación de irrealidad o de separarse de uno mismo
  12. Miedo a perder el control o de volverse loco
  13. Miedo a morir

Una crisis de angustia se puede desencadenar por primera vez ante algo que nos da miedo (por ejemplo, un animal) o ante una situación que nos asusta (como cuando prevemos que nos darán una mala noticia). También puede aparecer cuando llevamos un rato con una ansiedad más leve por cualquier causa.

Crisis d'angoixa - Psicologia FlexibleEn un estudio realizado en Estados Unidos en 1986, el 36% de los participantes dijeron haber tenido al menos una crisis de angustia el año anterior. Es decir, las crisis de ansiedad son relativamente frecuentes. Una cosa diferente es el Trastorno por crisis de ansiedad, del que hablaremos a continuación.

A menudo en el primer ataque de pánico los síntomas se confunden con los de una crisis coronaria: la persona piensa que tiene un infarto y que está a punto de morir. Por ello es habitual acudir al servicio de Urgencias. Allí el tratamiento suele consistir en un ansiolítico o un antidepresivo. Pero un sola crisis de angustia no es un trastorno.

Qué es el trastorno por crisis de ansiedad

Para hablar de trastorno por crisis de ansiedad, estas deben producirse de manera imprevista y recurrente. Y al menos una de ellas, debe ir seguida de un periodo de un mes en que la persona ha estado contínuamente preocupada por estos ataques o por sus consecuencias (por ejemplo, tener miedo de volverse loco), o bien en que ha introducido cambios negativos en su vida para intentar evitar más ataques (com dejar de hacer ejercicio físico, mantenerse alejado de la familia, etc).

Esta psicopatología suele asociarse a la agorafobia. En este caso la persona teme encontrarse en un lugar (un centro comercial, una carretera, un túnel, estar fuera de casa solo/a, etc), donde le pueda pasar algo grave y no tenga manera de solucionarlo. A veces el miedo a tener crisis es la que provoca la agorafobia, ya que la persona tiende a quedarse en casa para no correr el riesgo.

El problema es que las actividades se ven cada vez más restringidas. Pero las crisis de angustia no desaparecen. Ni lo hace el miedo a tener alguna en momentos de calma relativa. Por lo tanto este miedo poco a poco va invadiendo la vida normal de la persona, hasta convertirse en la preocupación principal.

Cómo tratar las crisis de angustia

El tratamiento de un ataque de pánico aislado

Qué hacer ante una crisis de ansiedad - Psicología Flexible

La principal dificultad de tratar una crisis de ansiedad es que dura tan poco (habitualmente, de 15 a 30 minutos, aunque se puede alargar más) que la mayoría de tratamientos todavía no han empezado a hacer efecto cuando el ataque de pánico ha terminado por sí solo. Es lo que ocurre, por ejemplo, con muchos ansiolíticos. De todos modos no es mala idea avisar al médico, sobre todo en la primera crisis, para asegurarse de que no se trata de algo más grave.

Lo que sí suele funcionar es respirar dentro de una bolsa de papel. ¿Y por qué funciona? La respiración excesiva propia del pánico hace que nuestro cuerpo reciba más oxígeno del que necesita, un fenómeno llamado hiperventilación. La hiperventilación explica algunos de los síntomas de la crisis de ansiedad, como el mareo, el hormigueo o la presión en el pecho. Cuando respiramos dentro de una bolsa de papel, reducimos la cantidad de oxígeno, y aumentamos la de dióxido de carbono. Por lo tanto estamos revirtiendo la hiperventilación y ayudamos al cuerpo a calmarse.

En mi consulta tengo bolsas de papel para dar a los pacientes, por si en algun momento las pueden necesitar. Lo agradecen.

El tratamiento del trastorno por crisis de ansiedad

El tratamiento del trastorno por crisis de ansiedad puede tener una parte farmacológica (con ansiolíticos y/o antidepresivos), cuya eficacia ha sido demostrada, y una parte psicológica. La parte psicológica incorpora una explicación de qué es el pánico y cómo funciona, la provocación de algunos de los síntomas de manera controlada (para que el paciente compruebe que no son peligrosos), un cambio en la manera de pensar para reducir el miedo y un entrenamiento en relajación.

Con este tratamiento la persona afectada cambia la manera de ver su propio miedo y adquiere una autonomía para ir controlando y reduciendo los ataques, recuperando la calma y la calidad de vida. No es una situación que se arregle en dos o tres sesiones, pero los beneficios se pueden notar desde el principio.

Si crees que puedes tener un trastorno de ansiedad, te puedes poner en contacto conmigo y buscaremos la manera de solucionarlo. Podemos hacer las visitas en los despachos de Manresa o de Barcelona, en tu domicilio, o por videoconferencia. Infórmate en la página donde se explica con más detalle cómo tratar la ansiedad.


Si quieres puedes dejar un comentario aquí mismo con tu experiencia u opinión, y te responderé personalmente. También puedes compartir este artículo con tus conocidos!

Deja un comentario