Utilizar Whatsapp correctamente

Utilizar Whatsapp correctamente

Whatsapp es una de las herramientas de comunicación que más ha crecido en uso estos últimos años. Es un recurso muy bueno porque facilita una comunicación rápida y rica. Pero también tiene inconvenientes y hay que saber utilizar bien esta aplicación para evitar malentendidos a nivel comunicativo. En este artículo hablamos de cómo utilizar Whatsapp correctamente.

Utilizar Whatsapp correctamente - Psicología Flexible

Las possibilidades de Whatsapp

Whatsapp ha unido en una sola aplicación muchas de las soluciones que se pedían a la hora de comunicarse con personas a distancia: permitir que el receptor pueda leer el mensaje al cabo de un tiempo, por si en el momento de recibirlo no está disponible; enriquecer el mensaje con fotografías, vídeos, audios, etc. y formar grupos. Y, todo ello, de forma prácticamente gratuita.

La inmediatez ayuda a la toma de decisiones que no pueden esperar. Y la comunicación en grupo deja atrás el email para este proceso. Antes, si cada persona debía emitir un email para hacer una aportación, el buzón de correo electrónico se llenaba enseguida. Ahora podemos utilizar Whatsapp para ganar tiempo, ahorrar dinero y abrir un nuevo canal de comunicación.

Los problemas de Whatsapp

Un joven utiliza Whatsapp - Psicologia FlexibleWhatsapp fue la primera gran aplicación de su tipo. Después aparecieron Telegram, Line, y otros. Pero cuando alguien es el primero en su ramo presenta imperfecciones que, su competencia, intentará solucionar. Y Whatsapp tiene problemas graves de privacidad. Algunos aspectos de la aplicación perjudican a su usuario, y éste no lo puede evitar.

Un ejemplo es que la persona puede ser incluida en un grupo sin su consentimiento. Otro es que, cada vez que recibe un archivo, éste se guarda en la memoria del móvil: ocupa espacio, enlentece, dificulta la actualización de aplicaciones, y puede contener virus.

También es un inconveniente de utilizar Whatsapp que impide ver a la persona con la que nos comunicamos. Por lo tanto nos perdemos su reacción. Los emoticonos sólo lo corrigen en parte, y siempre y cuando se utilicen correctamente. Algunos emoticonos son de significado ambiguo. Este inconveniente puede llevar malentendidos e, incluso, que un mensaje se pueda utilizar en contra de una persona.

Un paciente me dijo hace pocos días: “Le he preguntado a mi padre por Whatsapp si te había vuelto a ver y me ha respondido que, más que un psicólogo, necesita un psiquiatra para que lo encierre. No he vuelto a hablar con él. Todavía no sé si lo decía en broma o en serio.”

Cómo utilizar Whatsapp correctamente

Con todo esto, ¿cuáles son las pautas para utilizar Whatsapp correctamente? Vaya por delante que cuando dos o más personas se comunican entre ellas, son ellas las que tienen que poner las normas. Pero hay unos patrones que se repiten con esta aplicación, y vale la pena proponer algunos consejos básicos.

  1. Paciencia si no responden enseguida: Estamos tan acostumbrados a la inmediatez que exigimos a los demás que respondan en cuestión de segundos. No pasa nada si durante un rato, o unas horas, no responde. Quizás no puede. O quizás no quiere. O quizás necesita saber algo antes de responder.
  2. Si creamos un grupo, fijemos previamente para qué lo creamos: ¿Es un grupo de trabajo? ¿De familia? ¿Para organizar una fiesta sorpresa a alguien? Saber para qué lo hacemos es necesario para utilizarlo con este objetivo. Si es un grupo de trabajo, por ejemplo, no hay que preguntar en él cómo sacar una mancha de la ropa. Esto es muy importante para los grupos de padres y madres en las escuelas. Si es para la comunicación sobre reuniones, deberes de los alumnos, etc, que no sirva para a criticar al/a la mestro/a ni para difundir falsos rumores. I respetar la libertad de cada persona de salir del grupo cuando quiera.
  3. Fiesta WhatsappUtilizar Whatsapp como canal de comunicación añadido y no sustitutivo: Aunque se critica mucho el uso de Whatsapp por reducir el contacto presencial, en realidad es un canal de comunicación que se añade a los que ya había. Sumar opciones es bueno, por naturaleza. Otra cosa es que pase a sustituir el contacto cara a cara.
  4. Limitar los archivos que compartimos: Como decimos, cada vez que compartimos un archivo, se guarda en la memoria del móvil. Y sin darnos cuenta la vamos llenando. No es mala idea enviar fotos, vídeos, chistes, etc., pero, antes de hacerlo, miremos si alguien ya lo ha hecho previamente en el mismo grupo. Y no enviemos en exceso.
  5. No contribuir a los rumores: Compartimos compulsivamente. A veces, por el solo hecho de haber recibido algo, lo compartimos de manera automática. Y sin preocuparnos por si la fuente es auténtica. Esto puede hacer que, en un grupo, el mismo mensaje se publique varias veces. Incluso algunos contenidaos llevan la frase “¡Compartidlo!”. Va muy bien para alimentar el ego de quien lo ha creado, pero no para mucho más. Por ejemplo, Hotmail NO pasará a ser un servicio de pago. Y aunque lo fuera, no lo evitarías compartiendo un mensaje en Whatsapp. Ni recibirás ningún cupón de descuento en el supermercado por compartir un mensaje. Además la compartición en exceso puede hacer que, en un momento en que sea realmente necesario viralizar un mensaje, éste quede sepultado entre otras cadenas, o no se comparta por hastiamiento de los usuarios.
  6. Unir varias frases en un solo mensaje: Cada vez que recibimos un mensaje, el móvil vibra o suena. No es necesario enviar el mensaje cada vez que tenemos una palabra o frase escrita. Unamos las frases y enviémoslas de una sola vez.
  7. No utilizarlo como herramienta para el debate: Whatsapp es muy rápido. Y esto puede hacer que escribamos algo y lo enviemos, y luego pensemos que teníamos que decirlo de otra manera. Sobre todo en debates, donde la comunicación se sucede muy rápidamente. Escribir deprisa hace que dividamos los argumentos en varias frases para acortar la espera de los lectores. Por lo tanto lo hacemos desordenadamente y cuesta más de entender. Al final tenemos decenas de mensajes, mezclados entre ellos, con respuestas demoradas, y sin haber llegado a ninguna conclusión.

Mensaje Bataclan - Psicologia FlexibleFinalmente, un apunte. Este mensaje de la izquierda circuló por Twitter (y por Whatsapp) el 13 de noviembre de 2015 durante los atentados en París. Una persona que afirmaba estar en la sala Bataclan, dijo “nos están abatiendo uno a uno”. Se propagó muy deprisa, sin plantearse si era auténtico, qué utilidad tendría compartirlo, ni qué pensarían los familiares o amigos de las personas que estuvieran en la sala Bataclan en ese momento.

Es posible que el mensaje fuese auténtico, pero en ese momento no se sabía, y se empezó a compartir sin planteárselo.


¿Has tenido alguna experiencia curiosa al utilizar Whatsapp? Explícalo en un comentario. Y si crees que este artículo puede ser útil para alguien que conoces, ¡compártelo!

Deja un comentario