Saltear al contenido principal

10 maneras de reducir el impacto de la hepatitis

La hepatitis es una enfermedad que, cuando se cronifica, puede perjudicar la calidad de vida de la persona. Su tendencia a evolucionar conlleva una serie de problemas, que se pueden abordar para mejorar el bienestar y la capacidad de llevar a cabo las actividades diarias. Este artículo presenta 10 cosas que se pueden hacer para reducir el impacto de la hepatitis a nivel físico, psicológico y social.

La luz al final del túnel

El impacto de la hepatitis

El impacto de la hepatitis crónica (de más de 6 meses) a nivel personal depende de la posibilidad de recibir tratamiento, y de la eficacia de éste. Algunas hepatitis tienen un tratamiento eficaz (como la Hepatitis C) mientras que en otras sólo se puede controlar la enfermedad (como la hepatitis autoinmune).

Estas patologías tienden a evolucionar de forma similar, cualquiera que sea su causa. El hígado dañado intenta repararse a sí mismo mediante cicatrices (fibrosis hepática). Las cicatrices se pueden endurecer y dar lugar a la cirrosis hepática, que con el tiempo se puede descompensar. En algunas personas se llega a formar un hepatocarcinoma (cáncer de hígado).

La calidad de vida se ve más afectada cuanto más avanza la enfermedad. Pueden pasar muchos años antes de que aparezcan los primeros síntomas, pero cuando lo hacen alteran el bienestar y la capacidad de llevar a cabo las actividades de la vida diaria. Por eso es bueno recordar, una por una, cuáles son las áreas más afectadas y cómo se puede reducir su deterioro.

1. Movilidad

Impacto de la Hepatitis - Psicologia FlexibleUno de los síntomas más destacados de la hepatitis, cuando aparecen, es la fatiga. Algunos pacientes me comentan “Es que ando 100 metros y ya no puedo más. Tengo que parara a descansar“. Aunque esto era más frecuente con los tratamientos para la Hepatitis C con interferón, ribavirina y telaprevir / boceprevir, continúa presentándose en la actualidad.

Lo que se puede hacer en este caso es aprovechar los días en que se está más descansado para hacer un poco más de actividad, y darse permiso para estar más quieto/a cuando la fatiga sea importante. Cansarse demasiado no ayuda en nada, y hace aumentar el malestar. Si la actividad física moderada se hace cuando se puede, el cuerpo y el estado de ánimo lo notarán. En cambio, cuanto más se deje que la hepatitis nos limite la actividad, más costará recuperarla.

Como ejercicio físico moderado es suficiente con caminar 30 minutos al día, casi cada día, a paso normal. Se puede aprovechar que hay que ir a algun sitio para dar una vuelta más grande. Si además se hace en pareja o en grupo, reforzamos el apoyo social, que es muy importante no sólo en la enfermedad sino también en la salud.

2. Dieta

El impacto de la hepatitis en la dieta no suele ser importante. Sólo si hay náuseas y vómitos, pero estos son síntomas más propios de la hepatitis aguda que de la crónica. Si no hay patologías añadidas la recomendación es comer de todo y variado. La dieta mediterránea es ideal porque aporta mucha fruta y verdura, ricas en vitaminas.

Es importante beber agua para mantener una buena hidratación, y reducir el consumo de grasas animales y bollería industrial. Una de las funciones del hígado es almacenar grasas y, cuando está dañado, no siempre puede hacerlo correctamente. Por lo tanto regular el consumo de grasas ayudará a reducir su presencia en la sangre.

3. Tabaco y alcohol

Hepatitis alcohol - Psicologia FlexibleCon una infección por virus de hepatitis y/o con daño hepático detectado, por cualquier causa, se recomienda eliminar el consumo de alcohol completamente y para siempre. El alcohol acelera la cirrosis, tanto si es el que causa de la hepatopatía como si no. Esto puede ser difícil en una cultura como la nuestra, donde el consumo de alcohol está normalizado y lo asociamos a las celebraciones. Como alternativas están las bebidas desalcoholizadas (vino, cava o cerveza), los zumos, etc. La “cerveza sin alcohol” lleva una mínima cantidad. La que no contiene nada se comercializa como 0,0.

El tabaco también acelera la cirrosis hepática, porque la nicotina se metaboliza en el hígado. Pero los problemas del tabaco van mucho más allá: el tabaco es el único producto del mercado que resulta perjudicial cuando se consume tal y como recomienda el fabricante. Además causa daños a la salud incluso en una cantidad mínima. Por lo tanto, si todavía no fumas, no empieces. Y si ya fumas, es un buen momento para dejarlo.

4. Estigma

La hepatitis se asocia -a veces, con demasiada rapidez- al consumo de alcohol y a la promiscuidad. Ninguna de estas dos cosas son necesarias ni suficientes para que haya una enfermedad hepática, pero la desinformación hace que las personas lo asuman sin más. Atribuir una hepatitis al estilo de vida es un error, y no ayuda a curarla.

El estigma en la hepatitis se puede traducir en rechazo social, por miedo a la transmisión. En realidad las únicas hepatitis que se transmiten son las virales (A, B, C, D, E). La A y la E son agudas. La C se transmite exclusivamente con la entrada de sangre infectada en el cuerpo. La D no se manifiesta sola (necesita la B). Y la B tiene vacuna. Las hepatitis virales se pueden transmitir, pero lo hacen más por imprudencia que por accidente.

La mejor manera de prevenir el estigma es seleccionar qué información damos a cada uno. Tu salud es tuya y la información que tienes también. Ante preguntas indiscretas o comentarios poco afortunados puedes hacer valer el derecho a no contestar.

5. Sueño

Hepatitis y problemas de sueño - Psicologia FlexibleEl impacto de la hepatitis en el sueño está más relacionado con la ansiedad y el día a día que con la enfermedad propiamente. Además la calidad de vida se ve más afectada en personas con hepatopatía avanzada, y esto suele ser a partir de los 60 años. A esta edad el sueño está alterado de manera natural.

Las técnicas de relajación y respiración ayudan a conciliar el sueño. También ayuda cenar ligero y evitar el café y las bebidas excitantes a partir de la tarde. O hacer actividad física hacia mediodía y mantener unos horarios regulares (levantarse y acostarse siempre a la misma hora, independientemente de cuánto se haya dormido). Si te cuesta dormir te puedes levantar y caminar un poco por casa, a ritmo muy lento, o darte una ducha con agua caliente.

6. Sexualidad

Como ocurre con el sueño, la sexualidad cambia a medida que avanza la edad. Además la propia patología puede afectar la libido, porque el hígado participa en la producción de hormonas. Pero ni la enfermedad ni la edad son un motivo para abandonar la vida sexual si no se quiere.

La frase “A mi edad ya no se puede practicar sexo” no tiene ninguna base real. La edad no es un motivo para dejar de hacer nada (el sexo, incluído).

Lo que sí ocurre con el sexo es que se transforma. Se hace más lento, menos frecuente y de manera diferente. La comunicación con la pareja es importante para hacer que el sexo sea satisfactorio. Si no se encuentra la manera también se puede consultar a un profesional.

7. Miedo a la progresión

Progresión de la Hepatitis - Psicologia Flexible

Las personas que tienen hepatitis conocen su curso evolutivo. La información es muy abundante y se sabe que las consecuencias de la enfermedad pueden ser graves. Es clave que las fuentes consultadas para informarse sean fiables y elaboradas por profesionales. Así como desconfiar de los remedios milagrosos aunque parezca que, por ser naturales, deben ser seguros.

El miedo de que la hepatitis se agrave es normal. Hablar con el médico sobre las alternativas de tratamiento y mantener una buena red de apoyo social ayudan a aliviar esta preocupación. Es importante hablar abiertamente de la enfermedad y de los miedos que plantea cuando se tenga ganas. Y consultar a un profesional de la psicología si se cree necesario.

8. Concentración

Algunos pacientes describen problemas de concentración como parte del impacto de la hepatitis. No está claro que la causa sea la enfermedad propiamente, sino más bien la preocupación que genera. Para mejorar la concentración en una actividad se pueden reducir los estímulos distractores de alrededor (luces, alarmas, timbres, teléfonos, etc) y pedir a las personas cercanas que no molesten durante un rato. También son de utilidad herramientas como los post-it o notas que ayudan a recordar las cosas.

9. Seguimiento médico

El médico y el impacto de la hepatitis - Psicologia Flexible

El médico es quien más puede ayudar a convivir con la hepatitis. Es importante cumplir la pauta de tratamiento y hacer caso de sus consejos. Evidentemente la decisión final sobre qué hacer y qué no hacer es del paciente, pero la experiencia profesional es un recurso de valor. También se aconseja ir a los controles periódicos para asegurar que no aparecen nuevas complicaciones. Se suelen hacer cada 6 meses.

Las visitas también son la oportunidad para hacer preguntas. Incluso se puede ir con las dudas apuntadas en un papel o una libreta para no olvidarse de ninguna. Ir acompañado también ayuda a contrastar la información y recordar elementos que el médico debería saber.

10. Manifestaciones extra-hepáticas

Las manifestaciones extrahepáticas son consecuencias de la hepatitis que se manifiestan fuera del hígado. Algunos pacientes con Hepatitis C tienen problemas en la piel o en las articulaciones. Cada especialista valorará el tratamiento más adecuado. Con cualquier patología del hígado también se puede tener sangrado fácil (por ejemplo, por la nariz) o picores. No dude en consultar a los profesionales para reducir sus efectos.

En caso de complicaciones como la cirrosis descompensada se pueden dar situaciones de urgencia como la ascitis (acumulación de líquido en el vientre) o la encefalopatía hepática (un cuadro psiquiátrico con alteración del sueño, la orientación y el pensamiento), que requieren un ingreso hospitalario.


¿Tienes hepatitis o algun familiar con la enfermedad? Si quieres puedes hacer alguna pregunta o comentario y te respondré. También lo puedes hacer en privado, por teléfono/Whatsapp (644 29 87 59) o por email a info@psicologiaflexible.com. Gracias por leer y compartir el artículo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba