Saltear al contenido principal

Superar un divorcio

La separación de la pareja puede ser uno de los acontecimientos más estresantes en la vida de una persona. Tanto si es un divorcio de mutu acuerdo com si es un divorcio contencioso, tiene un enorme impacto en el estado emocional de todas las personas afectadas: el matrimonio y los hijos. Hablamos de cómo nos podemos ayudar a nosotros mismos a la hora de superar un divorcio.

Superar un divorcio: Cómo afecta la separación al matrimonio y a los hijos - Psicología Flexible

Por qué algunos matrimonios se separan

Las personas se unen en matrimonio con la esperanza de durar. Incluso la unión por la iglesia estipula que el matrimonio es para toda la vida. De hecho pocas parejas preven tener que superar un divorcio. Pero las desavinencias en la pareja a veces de hacen insalvables, y estas se acaban separando.

El amor pasional, que suele unir a la pareja, sólo dura unos años. Después, para que esta continue junta, se necesita un elemento clave: encontrar una manera de resolver los problemas. Porque los problemas aparecen casi inevitablemente -i las discusiones de pareja también- y lo necesario es resolverlos, de manera que ambos miembros estén de acuerdo.

En 2014 España era el quinto país del mundo en número de divorcios. En 2016 se produjeron 96.824: Eso son 264 divorcios, de media, cada día. Las principales causas de separación de pareja son la incompatibilidad entre ambos miembros, las relaciones con terceras personas y la pérdida de la confianza.

El aumento de divorcios de los últimos años también se explica por la percepción de incertidumbre. Antes era habitual tener un trabajo para toda la vida, un hogar para toda la vida… y una pareja para toda la vida. Ahora esta vida se ha convertido en imprevisible. Y como exigimos soluciones rápidas para todo, no hacemos el esfuerzo que hacíamos antes para intentar mantener la pareja unida. Actualmente vemos antes el fin del matrimonio como la única solución. Y los hijos son cada vez menos un motivo para demorarlo.

La diferencia entre el divorcio de mutuo acuerdo y el divorcio contencioso

El divorcio de mutuo acuerdo y el divorcio contencioso - Psicologia FlexibleEl divorcio es un derecho adquirido. De una época en que la autoridad religiosa dominaba, también, la vida privada de la gente e impedía el divorcio, se pasó a la posibilidad de divorciarse “con el permiso del hombre”: la cultura masclista consideraba que la mujer no podía decidir romper el matrimonio. Con los avances en igualdad, este derecho quedó igualado.

Pero con las relaciones de pareja, matrimoniales o no, ocurre que uno de los dos miembros puede querer separarse mientras el otro no quiere. Es uno de los pocos casos en que se admite que una persona puede tomar una decisión que, en cierta manera, coarta el derecho de otra. Es decir, no es necesario que ambos estén de acuerdo. Y eso hace que, mientras algunas veces hay un divorcio de mutuo acuerdo, otras se convierte en un divorcio contencioso.

A nivel psicológico la principal diferencia entre superar un divorcio de mutuo acuerdo y un divorcio contencioso es que, en el segundo caso, las consecuencias se agravan y se alargan en el tiempo. La intervención judicial no desada por una de las partes, el intento de alargar la situación para desgastar al cónyuge, el chantaje, la manipulación de los hijos, etc, hacen que la separación no acordada se viva con mayor dificultad. Incluso hay personas que llegan a tener un divorcio traumático, un acontecimiento vital especialmente estresante. Cuando además hay violencia, la situación se agrava todavía más.

Superar un divorcio acordado, hay que tener en cuenta que tampoco es fácil. Lo vemos con más detalle en el siguiente apartado.

Cómo viven la separación los miembros de la pareja y los hijos

Afrontar la separación del matrimonio - Psicología FlexibleLos estados de ánimo dominantes en una ruptura matrimonial son:

  • Decepción: El otro miembro de la pareja no ha actuado como esperábamos y eso nos hace replantear los motivos por los que nos casamos. Descubrimos que la relación nos puede producir un sufrimiento que consideramos irreparable.
  • Frustración: Se han incumplido unas expectativas. Principalmente la de pasar el resto de la vida al lado de la otra persona.
  • Rabia: Sobre todo si vemos que el otro miembro de la pareja actúa para conseguir alguna ventaja o para hacernos daño.
  • Tristeza: Porque separarse de la pareja implica hacer un duelo: un proceso para readaptarnos a la vida en ausencia del otro.
  • Alivio: Este sentimiento suele llegar más adelante, y lo notamos cuando vemos que el divorcio, efectivamente, ha sido la solución para dejar de sufrir.

Los miembros de la pareja también se enfrentan a otra situación difícil: explicar a la familia y a los amigos la decisión de deshacer el matrimonio. Pueden recibir presiones para “aguantar” la relación, o se pueden formar alianzas con uno u otro miembro.

Pero este hecho también tiene aspectos positivos: explicar la separación permite recibir ayuda del entorno social. También puede hacer que la familia y los amigos comprendan cosas que pasaban y que no entendían, porque la pareja prefería mantener sus problemas en secreto mientras intentaba solucionarlos.

Cómo explicar a los hijos la decisión de divorciarse

Para hablar del divorcio con los hijos es importante asegurar que estarán atentos. Es decir, dedicar un rato a sentarse, explicarlo, y no hacer nada más. La hora de cenar, o mientras ven la tele, no son buenos momentos para tener esta conversación. También conviene que sen los padres quienes se lo expliquen, y que ambos participen de la conversación (eso es más difícil cuando el divorcio es contencioso).

Hablar del divorcio con los hijos - Psicologia FlexibleProbablemente los hijos lleven tiempo viendo que la relación entre sus padres no va bien. A.pesar de todo los niños suelen mantener la esperanza de que todo se arreglará. Por tanto, cuando los padres les dicen que se divorcian, es habitual que no estén de acuerdo. Y lo pueden manifestar con estupefacción y con irritación. Es importante permitirles experimentar sus reacciones, ya que forman parte del proceso de adaptación.

Lo que preocupa más a los niños es que se puedan quedar solos. Necesitan saber que siempre habrá alguien a su lado, y que el amor que sus padres sienten por ellos no va a cambiar. También es importante decirles que no es culpa suya. Aunque parezca extraño, los niños pueden pensar que ellos han provocado esta situación y que es un castigo por algo que han hecho.

Cómo superar un divorcio

Una pregunta que me hacen a veces es: ¿Cuánto se tarda en superar un divorcio? Y no hay una respuesta clara, porque depende de muchos factores. Lo que puede hacer que se tarde más es que sea un divorcio contencioso, con un proceso alargado, con consecuencias para los hijos, y con poco apoyo social.

Superar un divorcio es hacer un duelo. Aunque normalmente asociemos el duelo a la muerte, un duelo se hace después de una pérdida importante. En este caso la pérdida es el matrimonio. Y la mejor manera de superar el duelo es dejar que haga su camino. Durante el duelo nuestro pensamiento y nuestra actividad se enlentecen. Así podemos reflexionar sobre la pérdida e irla asumiendo, cosa que no podríamos hacer con el ritmo que llevamos habitualmente. El duelo es un proceso de adaptación para aprender a vivir en una situación que ha cambiado.

Démonos permiso a nosotros mismos para enfadarnos, lamentarnos, llorar, etc. Son reacciones normales y deberíamos poder vivirlas con naturalidad cuando el cuerpo nos lo pide. También es importante aceptar que el divorcio es definitivo: resulta tentador mantener una puerta abierta a la reconciliación, porque nos evita enfrentarnos a la realidad de dar el matrimonio por perdido. Pero lo más recomendable es seguir adelante. Tampoco es buena idea buscar rápidamente otra pareja. Antes de conocer a alguien más necesitamos recuperar la estabilidad, y no nos podemos permitir que nuestra felicidad dependa de otra persona.

Cómo superar un divorcio - Psicología FlexibleIgualmente podemos hacer cosas que nos gusten: ir al cine, hacer un viaje, probar comidas nuevas, etc. El ejercicio físico también aporta muchos beneficios, incluyendo una mejora del estado de ánimo. Algunos días nos puede apetecer salir con gente; otros preferiremos estar solos. Pensemos en cómo nos pueden ayudar los amigos y familiares y pidámoselo.

Si con todo esto nos sentimos mal y nos cuesta superarlo, podemos pedir atención profesional. El psicólogo nos puede ayudar a ordenar las ideas, evaluar qué ha ocurrido y recuperar la autoestima. Es decir, nos puede ayudar a recorrer la parte del camino que no podemos hacer por nuestra cuenta.


¿Estás intentando superar un divorcio, o conoces a alguna pareja con una separación reciente? Deja un comentario y te responderé personalmente. Y si crees que este artículo puede ayudar a alguien que conoces, compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba